Muy Poco o Nada Sabemos De Ellas

Started by **JLR**, December 30, 2010, 10:02:56 pm

Previous topic - Next topic

0 Members and 2 Guests are viewing this topic.

**JLR**

Cuando nos referimos a las zonas erógenas de la mujer, muy poco o nada sabemos de ellas. En general, nuestro aprendizaje se da por ensayo y error; más aun una vez que creemos que sabemos todo sobre sexualidad, lo que excita a una mujer no excita a otra.

Muchos hombres se sienten confundidos cuando se enfrentan con el cuerpo desnudo de una mujer. Otros creen saber mucho sobre sexualidad femenina porque tienen algo de experiencia sexual, pero su pareja desconoce del tema. Y muy pocas personas se sienten tan seguras de sus conocimientos y experiencias como para ser capaces de satisfacer sexualmente a cualquier mujer. A menudo los hombres no saben qué hacer o "cómo empezar" a motivar sexualmente a su pareja. Especialmente con respecto a la genitalia femenina, puede decirse que muchos hombres saben más de las partes del motor de su automóvil que de las zonas eróticas y de placer femeninas. Asimismo debemos destacar que hay muchas mujeres que nunca han tenido el "valor" de mirar e inspeccionar su genitalia a través de un espejo de una manera objetiva y sensorial. Lo importante es que se tenga el interés de aprender y mejorar la sexualidad de cada uno de nosotros.

Los objetivos de esta información son los siguientes:


Romper los lazos de ignorancia sobre la sexualidad femenina;

Acabar con los mitos sobre sexualidad, con información cierta y válida;

Motivar el aprendizaje, la exploración y la práctica sensual y sexual;
Darinformación para escoger un camino sobre sensualidad, sexualidad y placer;

Educar en el sentido de que el sexo es natural, es bueno y es mágico para todos aquellos que quieran vivir esta magia.


Desafortunadamente, ninguna zona erógena del cuerpo femenino viene con manual de usuario, sobre sus mecanismos y funciones. Estos mecanismos y funciones no son tan evidentes como lo son en el caso del hombre, y varían de mujer a mujer. Ninguna mujer es igual a otra: cada mujer es única y especial. Existen ciertos puntos comunes para todas las mujeres para motivarlas sexualmente, pero será tu responsabilidad el explorar la geografía femenina con atención. Por su parte, la responsabilidad de tu pareja consistirá en abrir la comunicación hacia un nivel diferente, con madurez, respeto, comprensión y con el espíritu de incrementar el placer de ambas partes de una manera consistente. Lo que  sabemos es que, para que alcances una buena relación con tu pareja, "las zonas erógenas de la mujer deben convertirse en tus mejores amigasHaz lo mejor que puedas para memorizar las zonas erógenas de la mujer, porque te servirán de por vida si quieres ser un(a) fabuloso(a) amante. Te ayudarán a entender algunos secretos de la mujer. Recuerda que la genitalia femenina no te morderá: es una parte del cuerpo femenino que no tiene dientes, pero sí labios y dos pares de ellos. No le tengas miedo; muy por el contrario, si sabes entenderla y atenderla, será una fuente de placer interminable tanto para ella como para tNo creas a priori nada de lo que te digo aquí; en cambio, cuestiona todo lo que está escrito, haz tu propia investigación y practica mucho. Lo que funciona para ti, tómalo y aplícalo en tu vida; lo que no, déjalo de lado por el momento, puede ser que en el futuro te sirva. Recuerda que todos somos diferentes y únicos. No todos estos conocimientos tienen que ser para ti o tu pareja.Esperamos que, mientras leas estas páginas, la sexualidad vaya tomando otra perspectiva, la que tú le quieras dar. No te tomes la vida tan en serio y recuerda que lo importante es divertirse teniendo placer. Esperando que todos nuestros lectores se diviertan mucho,  deseamos que tengan un día muy placentero.
El amor es la razón de ser de toda una vida, la razón de ser una lágrima, de un sacrificio, de una superación, de una esperanza, de una ilusión. La razón de un perdón y de una entrega total. Amar es entregarse sin reservas, sin egoísmo, sin pedir nada a cambio, simplemente amor. porque donde vive el amor, no muere jamás la esperanza. Porque la verdadera vida comienza cuando el amor es una REALIDAD.

                       J. López